Calaveritas de azúcar

La celebración del “Día de los muertos” es una celebración muy significativa ya que es un momento del año donde honramos a nuestros antepasados y fallecidos. Hay que celebrar la muerte al igual que la vida, porque ambas forman parte de nuestro ciclo. 

Las culturas antiguas creían que la muerte era otra etapa de la vida que te llevaba a otro nivel, se conservaban los cráneos de los difuntos para que estuvieran presentes durante los rituales que se hacían para simbolizar ese momento de trascendencia. 

Cuando los españoles conquistaron estas culturas, como estos rituales a los muertos iban en contra de la religión cristiana los prohibieron, pero como estas culturas se resistieron como tantas otras donde se impuso esta religión, lo que hicieron fue sustituirlos por otro tipo de rituales y ofrendas.

De esta forma se crearon estos dulces en forma de cráneo, era una forma de emular este tipo de rituales antiguos, de recordar a los muertos, de hacerse conscientes de que todos tendremos el mismo destino y todos tarde o temprano partiremos. 

Una de las tradiciones ricas e importantes en estos días de la cultura Mexicana, además de regalarnos el paladar con estos dulces. 

Las originales están hechas de azúcar, pero también se hacen con azúcar glas, chocolate o de amaranto que después se decoran. 

NECESITAS:

 1 kg de azúcar refinado blanco

 30 ml de agua

 1 cucharadita de vainilla transparente

 1 molde de calavera

 1 bandeja y papel de horno

PARA DECORAR: 

 2 tazas de azúcar glass (280 gramos)

 1 clara de huevo

 Jugo de medio limón

 Colorantes vegetales de varios colores

 Lentejuelas (opcional)

PREPARACIÓN:

1) Para la base de la calavera necesitas mezclar el azúcar con el agua en un recipiente a ser posible de cristal. El agua y la vainilla se añaden poco a poco hasta que quede una pasta consistente muy parecida a la arena mojada. Para saber si está lista deberás presionar con tus manos para ver que la pasta queda firme. 

Consejo: el azúcar ha de ser blanco refinado para que las calaveras queden totalmente blancas, si lo haces con otro tipo de azúcar quedarán más oscuras. 

2) Ahora toca darle forma, así que vamos a agregar la pasta de azúcar del molde presionando para que quede todo compacto, para que el azúcar haga la forma de la calavera hasta completar el molde. 

Consejo: lo ideal es que utilices un molde que te sea fácil de desmoldar, los moldes de silicona son los mejores para este tipo de dulces. 

3) Una vez relleno el molde y todo compacto, vamos a desmoldar encima del papel de horno que después irá a la bandeja y seguiremos con el proceso de rellenado y compactado. Con los ingredientes de esta receta suelen salir entre 15 y 20 calaveras pequeñas, así que esto también dependerá del molde que decidas utilizar. 

Consejo: si notas que el azúcar se agrieta es por falta de agua, pero no mucha. Así que añade un poquito de agua a la mezcla porque si te pasas el azúcar quedará líquido y no te servirá porque se deshará. 

4) Precalienta el horno a la temperatura más baja posible (90-110 °C) y hornea las calaveritas durante unos 25 minutos aproximadamente. 

5) Las calaveras de azúcar normalmente son huecas aunque hay personas que las hacen a mano y les dan la forma de calavera, así que puedes hacerlo como tu prefieras, el proceso creativo es cosa tuya.

6) Una vez horneadas se dejan enfriar totalmente antes de decorarlas.

DECORACIÓN:

Para la decoración tienes dos opciones. Puedes comprar ya el azúcar glas hecho que en supermercados venden tubos listos para usar en las decoraciones o puedes preparar tú mismo el azúcar glas de colores. Si decides hacerlo tu sigue estos pasos: 

1) Tamiza el azúcar glas con un colador o escurridor pequeño en un recipiente, añade la clara de huevo y el jugo de limón. 

2) Batelo todo durante al menos 5 minutos y después divide la mezcla en tantas partes como los colores vayas a usar. Mézclalo todo hasta que te quede un color uniforme o el color deseado. 

3) Vacía las mezclas de colores en diferentes bolsitas o mangas pasteleras pequeñas para comenzar a decorar una vez frías las calaveras. 

4) No hay una decoración específica, simplemente déjate llevar por tu creatividad y tu intuición. Si prefieres hacer las calaveras tradicionales te aconsejo que uses lentejuelas para los ojos o puedes crear tu propia versión. 

ALTERNATIVA

Si no eres muy amante del horno también hay una receta alternativa a la tradicional. Echar en un recipiente de cristal 3 tazas de azúcar glas, el jugo de medio limón, dos cucharadas de miel y la clara de un huevo. Remueve todo muy bien hasta que obtengas una pasta que se pueda manejar con las manos (masa tipo pan). En una superficie plana, limpia y seca echa un poco de azúcar glas, amasa bien hasta hacer bolas y puedes crear tus propias calaveras con las manos. Las decoras y las deja secar. No necesitan horno.

CALAVERAS DE CHOCOLATE Y AMARANTO

Para hacer las calaveras de otros ingredientes es muy sencillo: el chocolate por ejemplo debes derretirlo al baño maría, colocarlo en el molde, dejar enfriar y cuando el chocolate se haya puesto duro puedes decorarlo. Esta es una forma sencilla de hacerlo.

Para hacerlas de amaranto hay que derretir el piloncillo que es una especie de tableta de miel de caña con vinagre de manzana y cuando está frío se echa el amaranto. Se mezcla todo bien y te quedará una masa pegajosa. Se unta el molde con un poco de aceite, se rellena con la mezcla y se lleva al congelador por 30 minutos. Se desmoldan y se decoran. Al igual que a las calaveras de azúcar se les ponen lentejuelas en la receta tradicional, a las de amaranto se le ponen cacahuetes como dientes. 

Si quieres mezclar ingredientes, hay quien antes de decorarlas les hacen un baño de chocolate y cuando este se ha endurecido, es cuando deciden decorar sus calaveras.

Deja una respuesta