Demonios Navieños

El demonio más famoso de la Navidad es el Krampus, pero existen otros demonios que pertenecen al patrimonio cultural de diferentes países que también llegan en estas fechas para asustar a algunos y divertir a otros. Hagamos un recorrido por algunas culturas con estos seres sobrenaturales que aparecen en diciembre en muchas tradiciones. 

PERCHTEN

Perchten es una costumbre alpina precristiana que se celebra cada año en Austria. Se celebra con procesiones (Perchtenlauf) en la última semana de diciembre y la primera semana de enero. El Perchte se asocia originalmente con la personificación del destino y las almas de los difuntos. El nombre proviene de la antigua palabra alemana peraht que significa “brillante”. 

Tradicionalmente, los hombres usan máscaras de madera de color marrón y un traje de piel de oveja blanco durante las procesiones. En los últimos tiempos, Krampus y Perchten se han celebrado en un solo evento, lo que ha resultado en una pérdida de distinción entre ambos. Pero no te dejes engañar, son dos fiestas y dos tradiciones diferentes.

En los siglos XVII y XVIII la Iglesia Católica prohibió la celebración de estas macabras y heréticas procesiones, pero pronto resurgieron con mayor fuerza que nunca. En estas procesiones hay dos tipos de Perchten, dos tipos de disfraces: los Schönperchten (“Perchten hermosas”), que son niñas vestidas de ángeles, y los Schiachperchten (“Perchten feas”), que son los malos, son los niños disfrazados de “demonios”. Y la verdad es que estos últimos dan mucho miedo.

LA GRÝLA

Grýla es descrita como un monstruo gigantesco y aterrador que vive en las montañas de Islandia, en Navidad coge su saco y se va a las ciudades en busca de niños que se han portado mal para comérselos. No estuvo directamente asociado con la Navidad hasta el siglo XVII, donde también se le agregó que se casó con Leppalúði, con quien se mudó a una cueva con el gato navideño y sus hijos, los Jólasveinar. En ese momento se convirtió en madre de Jólasveinar. Terry Gunnell postula que la costumbre medieval de disfrazarse de Grýla puede estar relacionada con otras tradiciones como Julebukk o la Cabra de Navidad, cuyo nombre podría significar “amenaza” o “amenazando”.

Tiene la capacidad de reconocer a los niños que se portan mal durante todo el año. En Navidad viene de la montaña a los pueblos de los alrededores a buscar algo de comer. Sale de su cueva y caza niños. Los niños lo devoran como merienda favorita. Según la leyenda, a Gryla nunca le falta comida.

La leyenda cuenta que Grýla estuvo casada tres veces. Se dice que su tercer marido, Leppalúði, vive con el gran gato navideño negro y sus hijos en su cueva en los campos de lava de Dimmuborgir. A medida que se acerca la Navidad, Grýla busca niños malos. Grýla aparece en historias, poemas, canciones y obras de teatro en Islandia, en algunas de ellas a veces, Grýla muere.

JÒLASVEINAR Y LOS 13 TROLLS

Los Jólasveinar o Papá Noel provienen del folclore islandés. Su número y presentación inicialmente variaron mucho según la ubicación. En cada región, pueden ser simples bromas o monstruos asesinos que se comen a los niños. Los Papá Noel cumplen el papel de dejar regalos en su región o patatas podridas según su comportamiento anual.

Cada troll tiene su propio nombre que lo indica, incluso la pequeña fechoría que cometen. Así que estos son los trece trolls de la tradición navideña islandesa (por riguroso orden de llegada):

• Stekkjastaur, que robaba ovejas.

• Giljagaur, a quien le gusta robar leche.

• Stufur, que roba utensilios de cocina para comerse los restos de comida pegados a ellos.

• Þvörusleikir, que roba cucharas para chuparlas.

• Askasleikir, que roba los platos.

• Pottasleikir, que roba las sobras de comida.

• Hurðaskellir, un troll travieso al que le gusta dar portazos por la noche.

• Skyrgámur, que roba Skyr, un tipo de yogur originario de Islandia.

• Bjúgnakrækir, cuya especialidad es robar salchichas.

• Gluckgagægir, que husmea para ver qué puede robar (sin ninguna preferencia particular).

• Gáttaþefur, adicto al Laufabrauð, el típico pan navideño islandés.

• Ketkrókur, que se dedica a robar carne.

• Y por último Kertasníkir, a quien le gusta robar las velas.

GATO YULE

El gato YULE (islandés: Jólakötturinn) es un gato grande y malvado del folclore islandés que deambula por el campo nevado durante la temporada de diciembre comiéndose a personas a las que no les han dado ropa nueva para usar antes de Nochebuena. El gato de Navidad se ha asociado con otras figuras del folclore islandés, como la mascota doméstica de la giganta Grýla y sus hijos, los “Yule Boys”. Los agricultores utilizaron la amenaza de ser devorados por el gato de Navidad para animar a sus trabajadores a terminar de procesar la lana de otoño antes de Navidad. Quienes participen en esta obra recibirán ropa nueva, pero los que no participen no recibirán nada y serán perseguidos por el gato gigante. También hay quienes interpretan que los gatos sólo comen comida de personas que no llevan ropa nueva durante las fiestas navideñas. La percepción del gato navideño como un animal devorador de hombres fue popularizada en parte por el poeta Jóhannes úr Kötlum en su poema Jólakötturinn.

NAMAHAGE

Namahage es una criatura demoníaca del folclore tradicional japonés, representada como un hombre que lleva una gran máscara de oni y una túnica tradicional (mino) durante los rituales de Año Nuevo.

Hombres horriblemente disfrazados, armados con cuchillos deba (aunque hechos de madera o papel maché) y llevando teoke, (“cubos de mano” hechos de madera), marchaban de dos en dos y de tres en tres de puerta en puerta, advirtiendo a los niños que podrían ser culpables, perezosos o de mal comportamiento, gritando frases como “¿Hay algún llorón por aquí?

En Nochevieja, los japoneses del norte de Japón, especialmente en la prefectura de Akita, reciben la visita de unos personajes muy especiales: son los namahage, los ogros de Año Nuevo.

Namahage es un tipo de demonio japonés que aterroriza a los niños de la zona en la víspera de Año Nuevo. Los ogros bajan de las montañas en Nochevieja y caminan por las calles de las ciudades y pueblos de la prefectura de Akita para comprobar si los niños se han portado bien durante el año pasado.

Cuenta la leyenda que si eres vago, llorón o no escuchas a tus padres, los ogros en Nochevieja te llevarán a la montaña y no volverás a ver a tu familia, algo que coincide con la aparición demoníaca de los ogros que aterrorizan a los niños que lloran, en muchos casos, desconsoladamente.

Pero si los ogros descubren que los niños pequeños son buenos, todo cambia. Los ancianos les ofrecían comida y bebida y a cambio, los gigantes bendecían el hogar y protegían a la familia de enfermedades, desastres naturales y pérdidas de cosechas.

YUKI ONNA

Yuki-onna es un espíritu perteneciente al folclore japonés, que aparece en una tormenta de nieve. A pesar de su belleza inhumana, sus ojos pueden infundir terror en los humanos.

Cuenta la leyenda que Yuki-onna es el espíritu de alguien que murió a causa del cruel invierno y desde entonces se ha dedicado a cuidar a las personas perdidas en la nieve. A partir del siglo XVIII pasó a asociarse con la delincuencia.

En estas nuevas historias, a menudo ataca físicamente las casas de las personas, abriendo las puertas con ráfagas de viento, para matarlas mientras duermen.

A veces simplemente encuentra satisfacción viendo morir a sus víctimas. Otras veces, es más bien un vampiro y chupa la sangre o la “fuerza vital” de sus víctimas. A veces toma la forma de un súcubo, cazando a personas de fe débil para drenarlas o congelarlas mediante el sexo o los besos.

DREKAVAC

Drekavac es un personaje de la mitología eslava. También conocido como Drek y Drekalo, es una criatura de la noche y los cementerios. Se dice que proviene del alma de un niño que ha muerto sin bautizar, y hay quienes creen que la forma de deshacerse de él es dejar que su alma descanse en paz, por lo que el bautismo es el método más aceptable. Se le atribuyen muchas formas, por lo que se cree que puede transformarse en todas ellas, entre las formas que se le atribuyen se encuentran pájaros, perros, zorros y la forma de un bebé flaco y con una cabeza desproporcionada.

En algunas regiones se cree que si se ve en forma animal predice enfermedades en el ganado, pero si se ve como cachorro predice la muerte. Otras de sus características son su altura (poco más de un metro) y su grito aterrador. Este grito aterrador, que suele oírse desde el cementerio, si se escucha fuera de la casa, es un presagio de muerte para alguno de sus habitantes. Este grito suele atribuirse al largo pelaje del drekavac, que le hace gritar de dolor cada vez que lo pisa.

Además de gritar, se dice que se abalanza sobre las personas o cruza su sombra; en cualquier caso, la víctima enfermará y morirá pronto. Drekavac le tiene miedo a los perros y le molesta la luz del sol. Esta última es la razón por la que sus llamadas pueden escucharse por la noche o en lugares con mucha niebla.

JOULUPUKKI 

Joulupukki es el nombre finlandés de Papá Noel. El nombre Joulupukki significa literalmente “cabra navideña”, y proviene de la imagen tradicional de la cabra como símbolo de la Navidad en los países escandinavos. La palabra finlandesa “pukki” proviene de la palabra sueca “bock”, que significa “ciervo” o “cabra”.

Nuuttipukki es una palabra finlandesa que designa una antigua tradición en la que hombres vestidos con pieles de animales y máscaras con cuernos de cabra iban de casa en casa asustando a la gente en busca de restos de comida navideña.

Hoy en día, Joulupukki se viste y actúa de manera muy similar a su versión estadounidense, pero aquí podemos ver una de las diferencias entre los dos, ya que Joulupukki en realidad visita a los niños en persona en Nochebuena. En lugar de colarse por la chimenea por la noche, tradicionalmente en Finlandia el padre de familia (o vecino o pariente), vestido como Joulupukki, entra por la puerta principal. Al llegar, dice su tradicional pregunta: “¿Onkos täällä kilttejä lapsia?” (¿Hay buenos niños aquí?) seguido de “¡Sí!” se entusiasma con los niños que le reciben con su disfraz de tonttus (enano). Después de la visita, entrega los regalos a los niños. 

Los documentos más antiguos sobre esta tradición datan de principios del siglo XIX. Suele vestir ropa abrigada de color rojo, utiliza un bastón y viaja en un trineo tirado por renos. La popular canción “Rudolph the Red-Nosed Reindeer”, traducida al finlandés por Petteri Punakuono, le dio a Rudolph el reconocimiento general en la mitología Joulupukki como líder de los renos y guía del resto de los renos en el trineo. Joulupukki tiene una esposa, Joulumuori (“Señora Navidad”), famosa por su deliciosa papilla “riisipuuro” (gachas de avena y arroz), aunque la tradición no deja nada especial en ella.

KALLINKANTZAROS

Es un duende malévolo del folclore del sudeste de Europa y Anatolia (Grecia, Bulgaria, Serbia, Bosnia y Turquía). Pasan todo el año cortando las raíces del Árbol del Mundo, con la intención de que caiga y destruya a toda la humanidad.

La noche del 24 de diciembre el sol se detiene y tienen la oportunidad de salir a la superficie para acosar a la gente mientras olvidan su trabajo con el árbol hasta que vuelve a salir el sol la noche del 5 de enero. Allá vamos, y deben regresar al inframundo para continuar con su trabajo. Pero a su regreso, descubren que las raíces del Árbol del Mundo han sanado en estos doce días y deben comenzar su trabajo nuevamente.

Durante estos doce días de Navidad salen a hacer sus bazas. Algunos de estos consisten en llamar a sus víctimas con las voces de sus seres queridos y hacer que se pierdan en noches muy frías para que mueran congelados. Se esconden en los rincones y hacen preguntas a sus víctimas, golpeándolas hasta matarlas si no les dan la respuesta correcta (deben responderse con la palabra “Kara”, que significa “negro” en turco). Y por supuesto se suben a las espaldas de sus víctimas y las obligan a ir con ellas a donde quieran hasta que el gallo canta y anuncia el amanecer.

Según la leyenda, cualquier niño nacido en los doce días de Navidad corría el riesgo de convertirse en Kallikantzaros cuando creciera. Para evitarlo, envolvían al bebé en trenzas hechas de ajo o paja o le quemaban las uñas de los pies. En otras leyendas, cualquier persona nacida en sábado puede ver y hablar con estos seres.

BELSNICKEL

Esta figura tiene sus raíces en la mitología nórdica, particularmente en la mitología del antiguo Palatinado. Estaba vestido con pieles de animales para soportar el frío invernal y las temperaturas bajas y gélidas. La narración ancestral nos cuenta que él era el encargado de distinguir a los niños que habían sido buenos de los que habían sido dominados por el mal y de distinguirlos.

Para los “buenos” hubo regalos y sorpresas, para los “malos” hubo castigos y golpizas. Recuerda que ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos. Y que siempre existe un amplio espectro de generosidad y bondad entre la recompensa y el castigo. Ya sabemos que las cosas no son blancas o negras. Pero la vida da muchas vueltas y con el tiempo, sobre todo la omnipresente presencia de la Iglesia católica en la Europa medieval, nuestros protagonistas empezaron a perder su propia identidad y acabaron siendo unos simplones.

De ser el dueño de la noche de Navidad y el héroe navideño de cada niño, Belsnickel pasó a ser un simple ayudante durante décadas, con San Nicolás actuando como el “buen policía” que dejaba regalos y Belsnickel el “mal policía” que repartía castigos. A diferencia de los demás “Compañeros de San Nicolás”, Belsnickel no está acompañado por el santo. Hoy en día se dice que esta figura aparece unos días antes de Navidad para golpear a los niños malos.

FRAU PERCHTA

Esta monstruosa criatura se puede ubicar entre los Alpes germánicos y eslovenos. Claramente no se sabe si Perchta es una bruja o un fantasma. Sin embargo, se dice que su existencia es una aparición, aunque suele asociarse con una deidad.

En la Alta Edad Media, esta leyenda conoció su apogeo con la migración europea gracias a los celtas y se extendió a Austria, Suiza, Baviera y Alsacia.

Despiadada y cruel, Perchta es conocida por cortar a sus víctimas por la mitad, quitarles las vísceras y reemplazar el contenido con paja, piedras o tierra. Visita a los residentes cuyo comportamiento durante el año dejó mucho que desear y a los que no se preocupan por la limpieza del hogar. Sin embargo, le da una moneda de plata por su comportamiento impecable.

OLD MAN BAYKA

La Navidad en Liberia es especial ya que incorpora creencias locales precristianas. El demonio danzante, al que llaman Viejo Bayka o Viejo Mendigo, siempre ha sido una parte integral de la festividad.

El viejo mendigo recorre las calles e incluso de puerta en puerta el día de Navidad. Pero este demonio bailarín pide regalos y dinero en lugar de dárselos. Suelen saludarlo a él y a su séquito con comida y bebida. Gritará saludos navideños y cantará una famosa canción navideña liberiana: “Feliz Navidad, estamos a tu puerta”.

Cuando llegan a una puerta, tocan los tambores y cantan muy fuerte. Se quedan y cantan cada vez más fuerte hasta que les das algo.

Si un liberiano rico no comparte en Navidad o rechaza una petición particular, corre el riesgo de convertirse en el foco satírico de una de las actuaciones del Viejo Mendigo, mostrando su tacañería a la vista de todos.

El demonio danzante liberiano, también llamado diablo de la selva en el inglés liberiano moderno, tiene su origen en el mundo espiritual africano. Hay que destacar que en el animismo africano la figura del demonio o diablo no representa el mal. Más bien, es una manifestación de poder espiritual, un ser mágico y una conexión entre el mundo espiritual y el mundo terrenal. Cuando estos primeros afroamericanos llegaron a Liberia y trajeron consigo sus festividades, incluida la Navidad, los demonios se convirtieron en parte de la festividad.

LE PÉRE FOUETTARD

Le Père Fouettard es un personaje del folclore francés que acompaña a San Nicolás en sus rondas para repartir trozos de carbón en su día, el 6 de diciembre, y también cuida a los niños traviesos mientras el santo hace regalos a los buenos. Por eso también se le conoce con este nombre, que significa algo así como “Padre azotador”.

Le Père Fouettard (“Padre azotador” en español; “Père La Pouque” en español, Hans Trapp en alsaciano, Rubelz/Ruppknecht en francés lorena, Hanscrouf en Lieja, Hans Muff en la Bélgica de habla alemana, Houseker en Luxemburgo) es un personaje , que acompaña a San Nicolás en sus viajes (6 de diciembre), repartiendo trozos de carbón y/o palizas a los niños malos, mientras San Nicolás da regalos a los niños buenos. Es conocido principalmente en las regiones del norte, este de Francia y el sur de Bélgica, aunque existen otros personajes similares en toda Europa. Se decía que este “Padre Whipper” llevaba un látigo para golpear a los niños traviesos que no sabían cómo comportarse.

En Normandía, HANS TRAPP, un tipo físicamente desagradable que se encarga de golpear con palos a los que se portan mal.

En Francia, esta tradición está ligada a la historia real de Hans von Trotha. Un caballero alemán, cuarto hijo del arzobispo de Magdeburgo y mariscal del elector palatino. Fue designado por el Papa Alejandro VI, excomulgado porque se negó a jurar lealtad a un papa Borgia, razón por la cual fue enviado a la corte francesa, donde se le concedió el título honorífico francés de “Chevalier d’Or” por sus servicios diplomáticos y militares en Italia.

Sin embargo, en el folclore local alemán se le vilipendia con el nombre de Hans Trapp o, más raramente, Hans Trott, envuelto en una oscura leyenda que le acusa de ser un hombre rico y codicioso, un adorador de Satán que fue excomulgado y desterrado a un bosque. Allí esperó a los niños disfrazado de espantapájaros, los persiguió y luego los devoró.

ZWARTE PIET

Zwarte Piet o simplemente Black Peter es un personaje que forma parte del folklore holandés. Y acompaña y ayuda oficialmente a San Nicolás en el castigo de los niños mimados en la Fiesta de San Nicolás.

Cada año llega a la costa holandesa desde España en el barco de vapor Sinterklaas y distribuye juguetes a los niños que se han portado bien. Presenta a un paje de rostro negro que viste un traje renacentista, cabello rizado, una gorra de plumas, aretes dorados y llamativos labios rojos.

Su origen es muy diferente, en principio está inspirado en un demonio dedicado a secuestrar niños, derrotado por San Nicolás y transformado en su asistente. Por este motivo, los niños que se portan mal son amenazados con que Zwarte Piet se los llevará a España en un saco.

 Otras fuentes apuntan a un simple sirviente moro, a un antiguo esclavo etíope que vive con el santo porque compró su libertad, e incluso a un deshollinador cuyo rostro está manchado de tanto deslizarse por las chimeneas.

COLINDATORI

Colindatori es una tradición “pagana” que encarna demonios y animales como osos o cabras en Navidad.

Los “Colindatori” forman parte de la tradición rumana y celebran la Navidad “disfrazados de demonios y animales”. Las zonas rurales de Rumania tienen sus tradiciones inusuales y estas son algunas curiosidades de su “Navidad”.

Según medios internacionales, los protagonistas son demonios y animales que son un reflejo de la propia sociedad rumana, aunque sea en la Edad Media.

En Transilvania, hogar del famoso personaje Vlad Tepes Dracul o más conocido como el Conde Drácula, también se encuentran los Colindatori. Se encargan de recitar versos para niños y jóvenes, incluidos los de luto, sobre alguien que acaba de “fallecer”.

“El mensaje es que después de la muerte todos podemos sentarnos a la mesa donde estaba el Señor con los santos apóstoles”.

El 24 de diciembre, al anochecer, van de casa en casa para cantar, sentarse a la mesa, comer, beber y unirse a los anfitriones hasta haber visitado todas las casas de la ciudad.

Durante estas rondas de bendición a los vecinos, algunos “colindatori” lucen máscaras y vestimentas que representan demonios y animales importantes para estas sociedades rurales, como la cabra o el oso, en pocas palabras, mientras el resto del mundo celebra el nacimiento del Niño Dios en Rumania se brinda con demonios y cabras….

Los demonios desempeñan un papel ambiguo. Por un lado, encarnan el mal, pero según la creencia popular, el ruido de los cencerros y las cuentas de metal que agitan mientras bailan también sirve para ahuyentar a los malos espíritus.

Deja una respuesta