Lussi – El verdadero origen de Santa Lucía

El día de Santa Lucía es otra de las fiestas paganas que han sido cristianizadas. Según el calendario gregoriano es el 13 de diciembre, fecha en la que coinciden diferentes festividades paganas de Escandinavia, Alemania, Italia y el Norte de Europa, por lo que vamos a intentar hacer una reconstrucción de esta fiesta, ya que es una historia bastante enrevesada en la que están involucradas distintas tradiciones y personajes.

Según la iglesia católica, prostestante y ortodoxa en este día se conmemora a Santa Lucía de Siracusa que fue martirizada por defender su fe en el 304 dC. El relato de esta vírgen mártir o alguna de las partes se dice que es hagiográfica y apócrifa ya que el primer escrito de Santa Lucía data del siglo V, unos cien años después de su  muerte aunque las evidencias arqueológicas la sitúan durante el siglo IV.

Lucía era la hija de padres ricos de ascendencia romana y griega. Esta mártir cristiana nació en el año 283 en Siracusa cuando aún pertenecía al Imperio Romano y vivió durante la época de las persecuciones del emperador Diocleciano. Ella creció y fue educada dentro de la fe cristiana, por lo que siendo muy jovén se consagró a Dios tras perder a su padre guardando su virginidad y decidió dedicar su vida a ayudar a los más necesitados. 

Era una jóven muy hermosa de ojos brillantes a la que la madre no la quería soltera, así que la madre la instó para contraer matrimonio con un joven pagano, pero Lucía solo quería casarse con Dios y repartir su fortuna entre los pobres, así que rechazó el matrimonio organizado por su madre Eutiquia decidiendo permanecer fiel a su llamada espiritual y así consiguió convencer a su madre de que la dejase dedicarse a su pasión. 

En la época del emperador Diocleciano y Galerio los cristianos fueron perseguidos de forma violenta en Italia, sobre todo en Siracusa de donde era Lucía, aunque el cristianismo hasta entonces era tolerado un año antes de su muerte se inicia una persecución y se les da caza quitándoles todo lo que tenían, incendiando sus iglesias y prohibiendo sus reuniones, se les arrestaba y después se les mataba. 

Por lo tanto la fe de Lucía suponía un peligro para ella y para todos los crisitanos a los que ayudaba, aún sabiendo del peligro Lucía nunca dejó de ayudar a los más vulnerables que se escondían y reunían en las catacumbas de la ciudad. 

Cuando su pretendiente se enteró de que seguía ayudando a los cristianos y que no tenía pensamiento de casarse con él, decidió delatarla como cristiana ante el pro-consul Pascasio y fue perseguida por Diocleciano, las consecuencias fueron espantosas. Cuando fue arrestada un juez intentó convencerla de que abandonara la fe cristiana pero ella se negó.

La amenazaron con torturas pero ella respondió que estaba dispuesta a sufrir lo que fuera por su fe, incluso quisieron llevarla a una casa de prostitución, la amenazaron con que allí la someterían a la fuerza sexualmente, pero ella respondió que el alma se no contamina, no hay pecado si no se consiente el mal. 

Esta sentencia no se puedo llevar a cabo porque aparentemente “Dios” impidió que los guardias pudieran mover a la joven de dónde estaba. Cuando los guardias romanos intentaron obligar a salir de su casa a Lucía, cuenta la leyenda que sus pies no se movían, ni siquiera cuando estaba atada a bueyes. Viendo que no había manera, ante el tribunal de nuevo la condenaron a que ella hiciera un sacrificio para honrar la imagen y divinidad del emperador, ordenaron quemarla viva en una hoguera. 

La leyenda de Lucía aquí tiene dos versiones: una es que los palos de la hoguera no ardían y la otra que aunque encendieron los palos de la hoguera las llamas a sus pies no la hacían nada, por lo que esta sentencia no se pudo llevar tampoco a cabo. Así que finalmente fue apuñalada por un soldado romano en la garganta y decapitada ante los ojos de la multitud para dar una advertencia de lo que les pasaría si anteponían sus deberes a su fe. 

De hecho en los evangelios y los textos de la iglesia se dice que fue martirizada ante los ojos de los ángeles. Por lo que la historia de Santa Lucía de Siracusa y su relación con los ojos es algo extraño ya que en ningún momento se le quitaron ni se le privó de su visión. La historia de los ojos tiene distintas versiones ya que no se dice nada de esto hasta finales de la Edad Media, lo que quiere decir más de mil años después de su muerte. 

Se supone que durante la tortura en público, el gobernador romano Paschasius sintió que la multitud simpatizaba demasiado con Lucía y ordenó que le arrancaran los ojos. Lucía desafiante predijo que la percusión terminará pronto, que el emperador moriría y que Paschasius perdería su puesto. En este desafío es donde se le ordena que la apuñalen en la garganta para que deje de hablar. 

Así que esta chica llamada Lucía, por sus creencias cristianas fue arrestada, torturada, humillada y finalmente martirizada con una violencia desmesurable. La ejecutaron el 13 de diciembre del 304 y sus reliquias descansan en la Basílica de Santa Lucía del Sepulcro.

Existe otra leyenda con respecto a este personaje que habla de una  Santa Lucía que quiso consagrarse a Dios y al estudio religioso. Ser religiosa significaba que como mujer, podía leer y estaba emocionada de poder adquirir ese conocimiento. Su familia la quiso casar con un hombre romano rico, pero él no entendía el deseo que tenía Lucía para ser religiosa y consagrarse sólo a su fe. 

El pretendiente no dejaba de insistir en que fuera su esposa y en lo hermosos que eran sus ojos, así que para que la dejara tranquila se los arrancó y se los mandó como regalo en una bandeja de plata, porque ella solo tenía ojos para Dios. El pretendiente lleno de remordimientos y sorprendido por la valentía que tenía Lucía, terminó convirtiéndose al cristianismo y una vez Lucía queda ciega, se consagra a Dios y él le devolvió la visión, de ahí que se considera patrona de los ciegos. 

En esta historia hay muchos personajes que se mezclaron con el tiempo y se cree que el tema de los ojos y la visión pertenecen a la Diosa Romana Lucina (la hija de la Diosa Juno, aunque hay muchos que creen que Lucina es un epíteto de Juno), que era la encargada de asistir a las parturientas y traer al mundo a los niños. La Diosa Juno tiene la misma función que al igual que la Diosa Diana son Diosas de la luz y los alumbramientos, por lo tanto Lucina es la que abre los ojos de los recién nacidos a la luz. Más adelante entenderéis porqué Lucía está relacionada con estas Diosas paganas. 

Hay otra historia que dice que esta Santa Lucía al negarse a estar con su  prometido, él despechado la entregó a las autoridades romanas, ya que en ese tiempo los cristianos eran perseguidos por no adorar al emperador y al igual que la de Siracusa tuvo un trágico final. Fue juzgada y torturada, le arrancaron los ojos y fue decapitada en público para la diversión del pueblo. Por esto es reconocida como patrona de aquellos que sufren de ceguera o enfermedades oculares además de patrona de enfermos de la garganta y también de los electricistas, modistas, campesinos, chóferes, afiladores, cortadores, cristaleros, escritores y de diversas ciudades como Siracusa, Venecia, Pedro del Monte en Burgos, Santa Lucía en Panamá, Mossoró en Brasil y Moche en Perú, Norte y Sur de España entre muchas otras.

Aunque muchas de estas versiones sobre Santa Lucía no se pueden verificar lo que sí es verdad, es que la historia de Santa Lucía de Siracusa se hizo real en 1894 cuando se descubre una inscripción de ella en las catatumbas situadas bajo la “Piazza Santa Lucía”, bajo la Basílica donde supuestamente se celebraban ritos cristianos y se enterraban a los difuntos. Se cree que tras la muerte de Lucía su culto permaneció vivo tanto en las catacumbas como en la Basílica ya que desde las catacumbas se puede acceder directamente a la Capilla del Sepulcro de Santa Lucía construida en el siglo XVII. 

En esas catacumbas se encontraron varias construcciones subterráneas que pertenecen a los siglos III, IV y V. También se hallaron objetos arqueológicos que pertenecen a las épocas bizantina y normanda. Como dato, los normandos fueron conquistadores vikingos que se pasaron al cristianismo y lucharon como mercenarios en Italia en nombre del catolicismo, pero esto pasó unos cinco siglos después de la historia de Santa Lucía. 

El día de Santa Lucía se celebra en muchos países y tradiciones, normalmente es el día en que se hace honor a todos aquellos profesionales de la salud que se dedican a la vista. En Suecia por ejemplo, existe una tradición llamada Luciadagen donde en este día se encienden velas para iluminar la oscuridad del invierno. Una tradición que proviene del siglo XVIII donde las hijas mayores de los aristócratas de la época les llevaban el desayuno a sus padres y en el año 1927 un periódico hizo una especie de concurso para elegir a las mujer más bella de la ciudad, así que el 13 de diciembre se hace una especie de concurso de belleza para coronar a la más guapa del invierno.

En el sur de España, en la localidad de Serón que está en el Valle del Almanzora, provincia de Almería, la fiesta de Santa Lucía se corresponde a una fiesta pagana que proviene de la celebración del solsticio de invierno donde los niños buscaban unos días antes ramas y cosas viejas que se pudieran quemar. El día 13 de diciembre se encendía y todos los habitantes del pueblo se reunían en torno al fuego mientras se recitaba una canción: “Hacho, reahacho, fuma tabaco, no fumes más, que te vas a emborrachar”. En la antigua tradición, los hachos eran como un atillo de troncos leñosos que se ataban con trenzas de esparto que después se encendía y se le daba vueltas mientras se entonaba la canción. 

En León, al norte de España, también es una celebración que proviene del solsticio de invierno y que está relacionada con el culto a la naturaleza, aquí es donde se complica la cosa y sale a la luz su verdadero significado, ya que Lucía significa la ‘portadora de luz’, o ‘la que trae la luz’. Durante cientos de años la iglesia trató de eliminar cualquier festividad pagana que estuviera relacionada con la naturaleza y la fertilidad. La ciudad de León no fue distinta a las demás. Los lugareños siguieron celebrando sus costumbres porque pensaban que favorecían sus cosechas, sus animales no enfermarían y tendrían un vida próspera en el campo. El culto al agua y el fuego es muy antiguo, así que los antiguos paganos de esta parte de España celebraban el solsticio de invierno y el renacimiento del sol, purificaban los campos y a sus animales para atraer la prosperidad a sus vidas. 

Así que esto nos hace ir más allá y se plantea una cuestión: ¿por qué Lucía de Siracusa es ejecutada el 13 de diciembre que hace referencia a una fiesta pagana y de donde viene exactamente el culto pagano como portadora de la luz? Este día fue importante para las tradiciones precristianas, sobre todo para italianos, alemanes y escandinavos. Para los nórdicos del 12 al 13 de diciembre es el comienzo de Júl (Yule – Solsticio de invierno), por lo que entre estos días se consideraban que la oscuridad se apoderaba de todo y regresaba el caos primordial, de ahí que se hicieran luminarias para la vuelta al sol. 

En este día las tradiciones populares describen a Lussi (Luz = Lucía = portadora de luz) con la horda de la caza salvaje (oskoreia) llamada Lussiferda. En Suecia encontramos a Lusserbrud, “la novia de la luz”, es una muñeca de paja que pertenece a la tradición de la caza salvaje en el norte de Europa al igual que Perchta y Perchten, San Nicolás y el Krampus, etc. Son personajes del folclore que se hicieron populares por el tema de castigo y recompensa. Lussi la noche del 12 de diciembre baja  por las chimeneas y roba a los niños que se portaban mal. Se supone que la Noche de Lussi debería ser durante el solsticio de invierno, pero se trasladó al pasar del calendario juliano al gregoriano. 

En el centro de Europa y el norte de Italia, podemos encontrar una tradición pagana de la que se quema a Giöbia o Giubiana, figura arquetípica que representa y hace referencia a la “Vieja Mujer del Invierno”, algo que está relacionado con la Diosa Anciana y también con la Diosa llamada Diana, Jana, Juno o Janua, considerada la guardiana de las puertas y el tránsito del año nuevo, es la parte femenina del Dios Jano, el dios romano de las puertas, los comienzos y los finales. Con la quema de esta figura femenina se dice que se devuelve el caos y la oscuridad a su lugar haciendo que el sol regrese de nuevo. 

Según la tradición de escandinavia, la noche del 12 de diciembre en una de las ciudades de Croacia llamada Mali Lošinj celebran el Langnat o lo que llaman la “larga noche”. Se dice que esta noche está presente un “espíritu femenino” llamado Lussi, madre y reina de todos los espíritus del más allá y de todas las entidades del folclore europeo como duendes, gnomos, hadas, trolls, etc. Dicen que durante esa noche de larga oscuridad, Lussi encabeza una procesión fantasmal en los días más oscuros que rodean el solsticio de invierno (que hace referencia también a la cacería salvaje).

La celebración de la Noche de Lussi debía estar culturalmente conectada con el solsticio de invierno porque al fin y al cabo, la intención original y antigua de la celebración era recrear la eterna lucha entre la luz y la oscuridad, en este momento de las celebraciones originales de Yule. Podemos deducir esto por la pista que tenemos del nombre de la celebración en algunas partes de Noruega, donde se llamaba ‘Lussia Langnatte’ (o la Larga Noche de Lussi) y en Suecia también se le suele denominar más simplemente Lussinatta (La noche de Lussi).

Cuando se adoptó una nueva metodología de calendario, (el Gregoriano), terminamos con su celebración el 13 de diciembre y el solsticio astronómico cayendo aproximadamente una semana después. En el calendario Juliano, el 13 de Diciembre coincidía con el mencionado solsticio de invierno y la noche más larga del año, el punto más oscuro, pero al cambiar al calendario Gregoriano este suceso toma lugar del 21 al 23 dependiendo del año.

Aparentemente “Lussi” fue una bruja o “demonio” femenino en el folklore nórdico de antes de la cristianización. Sus connotaciones eran negativas pues se encargaba de merodear montada en su caballo seguida de una procesión de trolls, gigantes y otras criaturas indeseables (Lussiferda), en los días más oscuros del año, los que rodean al solsticio de Invierno. Este personaje en concreto lo asimilan con Lucifer por el hecho de que ambos traen la luz y están llenos de maldad. 

En Noruega por ejemplo, Lussi era una temida hechicera que castigaba a cualquiera que se atreviera a trabajar esa noche, era muy parecida a Holle, Holda o Huldra. Aquí es importante saber a que tradición nos referimos porque todas estas no son las mismas: Holle fue una antigua Diosa germánica llamada “la madre nieve”, Holda la Diosa Madre germánica del invierno y Huldra una criatura que habita en los bosques y que tiene aspecto de ninfa. Huldra en el folclore escandinavo también es conocida por Skogsra (espíritu del bosque), Tallemaja en el folklore sueco y Ulda en el folklore japonés. Es importante ver cómo estos espíritus antiguos relacionados con la naturaleza van cambiando en cada tradición.

He estado analizando diferentes publicaciones donde se la menciona como bruja, pero realmente Lussi simplemente fue una Diosa o más bien un “espíritu femenino” de la naturaleza asociado al sol del invierno, la fecundidad, los muertos y el inframundo. Por lo tanto es importante saber de donde salen las fuentes para esa afirmación, porque tenemos la manía de cambiar la verdadera naturaleza de los espíritus antiguos, porque la Noche de Lussi no es otra cosa que la celebración de la oscuridad antes de la luz donde en la antigüedad se contaban que salían demonios, monstruos y otro tipo de criaturas.

Y esta leyenda de la procesión fantasmal se cree que proviene del mito de la “caza salvaje” donde según la tradición nórdica el Dios Odín, Señor del Invierno lideraba a una serie de espectros que podían llevarse las almas de los humanos hasta el inframundo y sin embargo, en la tradición celta, esta caza salvaje estaba dirigida por el Dios Arawn que junto a sus caballos y una jauría de perros perseguía a todo aquel que se cruzaba en su camino a través de bosques y caminos. ¿Por qué tiene relación con la cacería salvaje? porque se dice que Lussi es la que inicia la “Oskoreia” y que viaja por el aire con Odin y sus seguidores, los Lussiferda. La Oskoreia es una de las muchas formas que se le llama a la procesión fantasmal, en España la conocemos como la “Santa Compaña”.

Te preguntarás qué tiene que ver todo esto con Santa Lucía y es bien sencillo. Antes de que esta mujer cristiana fuera martirizada y convertida en festividad, ya se celebraban en ese día festividades paganas. En esa cacería salvaje de Odín también encontramos a su contraparte femenina Bertha o Pertcha que está en parte relacionada a Lussi. Pertcha  fue una Diosa pagana de los Alpes y su nombre significa “la que brilla”. 

En italia adquirió los atributos de Juno, Lucina o Lucetia como Madre de la luz, ya que otorgaba dones de la luz, la iluminación y la vista. En Escandinavia adquirió los atributos de Freya, que es conocida como Vanadis, la brillante novia de los dioses e incluso se dice que puede tener algunos aspectos de la diosa del sol nórdica Sunna, cuyo emblema es la rueda de fuego. 

Percha es un figura que puede hacer referencia a las Parcas romanas, las moiras griegas o las Nornas germánicas, algo curioso ya que están relacionadas con el destino, los ciclos de muerte y renacimiento además de ver pasado, presente y futuro, ellas están relacionadas con la visión. También se la relaciona con las laumas bálticas que eran espíritus guardianes del bosque que habían descendido del cielo o con las lamias griegas que son muy parecidas con la diferencia que a estas criaturas se dice que son como mujeres vampiro que asustaban a los niños y seducían a los hombres, también comparadas con Lilith. Además de también puede hacer referencia a la Birghit celta triple, al igual que hace referencia a la Diosa Diana. 

La figura de la Diosa Diana fue adorada en roma por ser diosa de la caza, la fertilidad y la magia. Protectora de la naturaleza y los animales. Llegó a ser tan poderosa dentro del culto pagano que tenían que derrocarla, así que cuando todo comenzó a cambiar políticamente fue muy perseguida por la inquisición romana. Los paganos siguieron adorandola a escondidas, su culto estaba lleno de ritos y connotaciones sexuales, por eso fue tachado como demoníaco.

Además, se le dió el nombre de suprema “abadesa” de la reunión nocturna, lo que conocemos como el sabbat infernal de las brujas donde al principio este sabbat infernal no se le rendía culto al diablo sino a una misteriosa figura femenina, se cree que le rendían culto a Diana en esas reuniones de brujas, pero más tarde en el siglo XIV estas reuniones se representan como adoración al diablo por el hecho de que las brujas adoraban al Dios Cornudo, osea a Cernunnos. Así se convirtió en Diosa de la brujería y protectora de todas las brujas.

En 1899 surge el libro “el evangelio de las brujas” y ahí se cuenta la leyenda de como la Diosa Diana se dividió en dos: luz y oscuridad, dando vida a quien fuera el gran amor de su vida; amor que era prohibido ya que al venir de su interior era su propio hermano gemelo e hijo, Lucifer. Diana se termina acostando con Lucifer y de esa unión surge Aradia, la descendiente encargada de enseñar la magia a la gente, mitad angel mitad demonio, la primera bruja de la historia y a Lucifer ya sabemos que le ocurrió o en que lo convirtieron. 

Así que retomando de donde proviene esta “vieja mujer del invierno”, está Berchta o más bien Lussi, se cree que durante la “Langnatt – larga noche”, con referencia a la cacería salvaje, es algo que proviene del culto Dianítico, esta procesión de seres mágicos y almas condenadas están encabezadas por Diana durante Yule, ya que es la Diosa que hace referencia en estas fechas a esta “mujer vieja del invierno”. Por lo tanto, la “Larga Noche” se convirtió en la celebración de una Santa en Siracusa martirizada durante el siglo IV, llamada Lucía que hace referencia a Lussi y que tiene algunos parecidos simbólicos con Lucifer ya que ambos significan Portadores de luz o que traen la luz.

Habrás encontrado publicaciones en internet diciendo que Santa Lucía es Lussi o que hace referencia a Lilith, pero esto no es cierto. Ni Santa Lucía ni el espíritu Lussi que son diferentes, porque Lussi no es una bruja sino un espíritu antiguo, ninguna de las dos son Lilith o es Lilith disfrazada bajo sus nombres. Esto viene de unos escritores modernos que han sacado la hipótesis de que Erodiade es Lilith, ya que hay que recordar que en el siglo VI tanto la Diosa Erodiade como la Diosa Diana fueron condenadas por la iglesia en el concilio de angora por brujas. 

Erodiade es la hija de Diana, una Diosa Oscura enviada a la tierra para enseñar la brujería. Los mitos hebreos dicen que está asociada a Lilith por su iconografía e ideología, pero recordemos que la gran mayoría de Diosas de la historia del mundo tenían parecidos similares y arquetipos similares, incluso muchas de ellas fueron rebeldes y caprichosas. Por lo tanto, por esta regla de tres, todas serían Lilith y esto no es así. 

lussinatt

Existe un proceso judicial de 1390 que habla de dos brujas italianas que fueron procesadas por brujería y en ese documento dice que adoraban a la Diosa Lilith como sexualidad salvaje bajo sus distintas máscaras y una de esas máscaras era Erodiade. Porque en el siglo XIII ya existían procesos penales inquisitivos. La inquisición nació en 1184 en el sur de Francia para combatir la herejía de cátaros o albigenses. En esta época ya se quemaban vivas a la gente, por lo tanto no se puede saber realmente si esta confesión fue sacada con tortura para este proceso judicial, no podemos saber si fue sacado a la fuerza a estas supuestas brujas, tampoco se puede saber si es verdad porque no he conseuido localizar ese documento, porque hay una cosa que me llama la atención y es “que adoraban a la Diosa Lilith” cuando para los hebreos Lilith siempre ha sido un demonio. Entonces existen algunas contradicciones con respecto a esta historia. 

Mi análisis de toda esta historia de Santa Lucía es que el día 13 era una fiesta importante dentro del mundo pagano ya que se encendían fuegos para iluminar la oscuridad y hacer que el sol volviera. Que había unos espíritus femeninos relacionados con la naturaleza, al igual que siempre lo ha habido para las estaciones del año y que en este día se celebraba de forma simbólica la muerte de este ciclo de oscuridad, de ahí lo de la caza salvaje. Cada cultura tuvo su propia celebración y siempre hacía referencia a esa divinidad o espíritu femenino que los cristianos intentaron derrotar por todos los medios. Se asimiló a este espíritu del invierno con la Diosa Diana y con todo aquello que la iglesia demonizaba: la mujer, el sexo, la brujería, la diosa, porque su verdadero culto que nunca fue olvidado, ya que realmente se trata de honrar la luz del sol del invierno para que vuelva a brillar con intensidad, se sincretiza a Lussi y se transforma en una festividad cristiana. 

Porque Lussi es la Madre del Nuevo Sol, es la dama de la renovación, es la portadora de la luz aunque siempre se la describe como una diosa o espíritu aterrador, pero hemos de pensar que muchas de las deidades femeninas antiguas eran de aspecto aterrador, por lo que es algo normal. Que tenga ese aspecto no significa que sea malvada. Ella es la que da paso al renacimiento cíclico de la naturaleza. La comparan con Diana porque ambas presidían esas compañas de criaturas sobrenaturales y evidentemente lo que si tengo muy claro es que aunque Lilith tenga una energía adversarial como la de Lucifer, Santa Lucia NO es Lilith. 

¿Por qué el 13 de diciembre? Primero porque como ya hemos visto del cambio del calendario juliano al gregoriano varían días, segundo porque muchos de todos estos personajes del folklore y la historia se mezclan constantemente. De hecho hay una leyenda medieval sueca, que habla de una hambruna durante estos días de diciembre, el invierno se llevó a muchas personas durante la noche más larga, el 13 de diciembre, de ahí lo de la compaña que se lleva las almas, pero esta historia tiene una contraparte y es que dicen que una bella dama de rostro resplandeciente salió de la oscuridad del lago comandando un barco cargado de alimentos y que cuando se los entregó ella desapareció.

No se sabe si fue una Diosa o un Espiritu, solo que esta historia tiene una dualidad: Lucia die Dunkle  (Lucía la oscura) y Lucía die Helle (Lucía la luminosa). No sabemos en qué momento este espíritu del invierno que aparentemente será mucho más antiguo, tal vez prehistórico y que hace referencia a esa oscuridad antes de la llegada de la luz se convirtió en todas estas historias que con el tiempo nos llevaron al día de Santa Lucía.

Lo que aún no tengo muy claro es si realmente Santa Lucía fue real de verdad o escogieron a alguien a quien martirizar en esa fecha para opacar a Lussi que es la que trae de nuevo la luz a la tierra, ya que ambas son las luminosas, sus nombres hacen referencia a la luz, ambas tienen relación con los ojos y la visión, porque los ojos son un símbolo solar y en esta época del año parece morir o desaparecer en la oscuridad del invierno, al igual que uno de los mitos de Santa Lucía que entrega sus ojos para después recuperar la visión. Así que pienso que Lucía simplemente fue una inocente que la iglesia utilizó para eliminar esta festividad pagana suplantando a Lussi, el verdadero espíritu de este día.

Deja una respuesta